Aplicación Móvil JetSet.com.co
Compartir:
Taliana Vargas el gran amor de Rafael Orozco. La actriz y ex señorita Colombia Taliana Vargas se volvió amiga de Clara Elena Cabello, la viuda de Rafael Orozco, poco antes de la grabación de la telenovela. “Mi papel es un homenaje a ella”, dijo la hermosa samaria. Foto: Cortesía Canal Caracol.

Taliana Vargas el gran amor de Rafael Orozco

La exreina es la protagonista de Rafael Orozco, el ídolo, la telenovela inspirada en las canciones del artista. Gracias a esta experiencia la actriz llegó a Barranquilla, donde se hizo amiga de Clara Elena Cabello, la viuda de Orozco. Allí descubrió una historia de amor que solo vivían las abuelas.

Cuando la exreina de belleza Taliana Vargas obtuvo el protagónico de la telenovela Rafael Orozco, el ídolo, contactó de inmediato a Clara Elena Cabello, la viuda del cantante, que fue asesinado en La Arenosa el 11 de junio de 1992. Durante los primeros encuentros, la actriz samaria compartió tardes enteras con la esposa de Rafael y sus tres hijas, Kelly, Wendy y Loraine. En aquellas tertulias femeninas, Taliana descubrió a una Clara Elena que ha sido fiel a la memoria de su marido, y que aunque no viste de luto, todavía lo llora. “Por mi mente jamás ha pasado la posibilidad de casarme por segunda vez. Lo amo. Todavía lo llevo en mi corazón”, dijo la gran musa del vocalista del Binomio de Oro. Esta muestra de amores eternos, de los que quedan muy pocos incluso en las canciones vallenatas, fue el punto de partida para la realización de la nueva novela del Canal Caracol.

El noviazgo entre Clara Elena y Rafael formó parte de una generación que se enamoraba a la antigua como expresión de un romanticismo que en nuestros días parecería anacrónico. “Nos conocimos cuando yo tenía 15 años y él 22. Por la diferencia de edad nos veíamos a escondidas”. Aquel noviazgo estudiantil, como muchos en Valledupar, se alimentó con la canción Nido de amor, que interpretó con éxito el maestro Jorge Oñate: “Amor de mi vida no te vayas pa´l colegio. Di que estás enferma y quédate un rato conmigo. Mira pa´l cielo que se ?están formando negros nubarrones y están cayendo las primeras gotas de un fuerte aguacero. Tú bien sabes que cuando llueve nunca hay clase en el colegio”.

Ante la imposibilidad de que Clara Elena capara clases, Rafa se parqueaba mañanas enteras frente al colegio para contemplar la candidez y belleza de su amada. “Se asomaba por la ventana y ahí se quedaba hasta que yo saliera al mediodía”. En esos días, el mundo era más inocente, tal como lo dice la viuda del ídolo del vallenato.

Con el tiempo, el noviazgo que nació entre flirteos juveniles se consolidó en Barranquilla, donde ella vivió con una de sus hermanas. En esa época, Orozco quería ser un cantante tan prolífico y reconocido como Rafael Escalona, Alejandro Durán, Jorge Oñate y los hermanos Zuleta. Pero el sueño parecía lejano porque en Bogotá los aires de Francisco el Hombre todavía eran mirados con desdén, casi como un género musical menor, según afirmaciones de los primeros juglares. Con los años, el líder del Binomio de Oro colonizó con su música las emisoras del interior hasta abrirles trocha a las generaciones de la nueva ola de artistas como Peter Manjarrés, Silvestre Dangond y Jorge Celedón.

“Todos ellos admiran a mi esposo”, aseguró Clara Elena, quien en los primeros años de la relación casi pierde a su ídolo, cuando ella estuvo a punto de mudarse a Venezuela, donde el bolívar era una moneda fuerte que le permitiría salir de las dificultades económicas. El cantante, que no estaba dispuesto a que ella viviera el ‘sueño venezolano’, le propuso un matrimonio relámpago en la Iglesia Santa Bernardita, de La Arenosa. La musa del tema Solo para ti apenas tenía 17 años, con una vida por delante y ciega de amor, como se lo confesaría años más tarde a Taliana Vargas. “Todavía me voy en lágrimas cuando escucho el tema que Rafa me compuso en mi juventud que dice así: ‘Yo soy un hombre feliz y esto te lo debo a ti, yo qué más puedo pedir. ¡Yo no sé, que pasará, ay amor, si tú no estás!’. A lo mejor Rafael creyó que yo me iría primero”.

Los restos mortales del cantautor reposan en el cementerio Jardines del Recuerdo, de Barranquilla, donde muchos seguidores afirman que se les ha aparecido el espíritu de Orozco. Pero, ¿Clara Elena qué piensa de esto? “La gente me cuenta cosas, pero eso hay que saberlo manejar. Para mí, lo importante es que Rafael vive en mis recuerdos. Se aparece en mis sueños”. La viuda del exvocalista del Binomio de Oro certifica que los amores eternos sí existen.

Secciones

INICIO
SOCIEDAD
NOTICIAS
PAPARAZZI
HOROSCOPO
EDICIÓN IMPRESA

Buscador JetSet

BUSCAR:

Nuestras Publicaciones