Aplicación Móvil JetSet.com.co
Compartir:
‘Palomo’ Linares Buscará la musa en Cartagena. “La vocación mía ha sido el toreo y la pintura… o la pintura y el toreo. No tenía otra opción en la vida”, dijo Palomo Linares, quien empezó a pintar y a torear cuando tenía 7 años de edad. Foto: Archivo particular.

‘Palomo’ Linares Buscará la musa en Cartagena

La vida del torero y pintor ha estado ligada a Colombia. La primera vez que expuso su obra artística fue en Bogotá, antes de conocer a su exesposa, la barranquillera Marina Danko. Dentro de poco se radicará durante un largo tiempo en Cartagena, donde terminará sus nuevas pinturas.

El torero español Palomo Linares estuvo en Colombia, pero esta vez sin la compañía de la barranquillera Marina Danko, quien fue su esposa durante 34 años. En su paso por el país comenzó a planear una larga temporada en Cartagena, donde se dedicará por completo a la pintura, la otra pasión artística que combinó con el toreo. Esta fue la conversación con Jet-set.

¿Su fama en los ruedos le facilitó su prestigio en el mundo del arte? –El toreo fue una desventaja porque cuando estaba triunfando en los ruedos le dedicaba menos tiempo a la pintura. Hace muchos años tuve el dilema, y a la vez el acierto, de decidir que una de estas dos pasiones debería esperar. Escogí el toreo por mi juventud.

¿Fue fácil desligarse de la imagen de matador para que lo miraran como pintor? –Me conocían más como torero, pero cuando guardé el traje de luces me dediqué a la pintura, que era parte de mi vida. Claro que hubo gente que me veía pintar y decía: “¿Y este para dónde va ahora ”. Hay muchos famosos que quieren pintar. Yo siempre fui pintor.

¿Cuál es más brava: la crítica del arte o la taurina? –He recibido muchas más críticas en el mundo de los toros. Es más dura la crítica taurina que dice de todo, menos cosas bonitas.

¿Dónde queda su taller? –Pinto en la finca, a veinte minutos de Madrid. La ciudad me pica.

¿Cómo describe su obra? –Siempre me he movido entre lo abstracto y lo surrealista. Mis cuadros están abiertos a la luz y el color. Nunca encontrarás oscuridad.

¿Por qué? –Nunca he reflexionado acerca de eso. Quizá tiene que ver con mi espíritu, que ha estado ligado al color, la fuerza y el movimiento. Lo importante es que mi obra adquirió un sello distintivo.

Hay algo de Alejandro Obregón en ella… –Me gustan los pintores colombianos como Botero, pero me siento identificado con Alejandro por la fuerza de su trazo. Claro que su mensaje es distinto al mío. El de él era más trágico.

Y como Obregón, ¿usted regala muchos cuadros? –No los regalo excepto a mis amigos, que son como mis hermanos. Es el caso del expresidente Andrés Pastrana.

Su vida como pintor ha estado ligada a nuestro país… –Mi primera exposición fue en Bogotá, en 1967, en la galería San Diego. Vine a torear y la galerista Rita Agudelo me invitó a participar. Mi segunda muestra, en el año 1977, fue en la galería Arte e Independencia de Carlos Pinzón.

Hace años no expone en Colombia… –Planeo exponer en Bogotá y en el Museo de Arte Moderno de Barranquilla. Quiero dejar que los galeristas de España descansen de mí unos dos o tres años.

¿Tiene que ver con la crisis española? –La crisis se siente en el mercado del arte, pero a mí por fortuna no me ha tocado. Me preocupa la cantidad de impuestos que hay.

Dicen que se va de España… –Voy a volver a Colombia porque me gustaría pintar en Cartagena, donde buscaré un espacio grande debido a la monumentalidad de mi obra. Me radicaré una temporada larga. Está decidido.

¿Qué tipo de cuadros recomienda para colgar en una casa? –Se necesita mucha tranquilidad para pintar. Si uno tiene tormentos, la obra sale atormentada. Por consiguiente, este tipo de cuadros no tienen acogida en ninguna pared.

¿Los últimos acontecimientos de su vida, como la separación de Marina Danko, le han hecho perder la tranquilidad? –Jamás hablo de mi vida privada.

¿De qué se arrepiente? –De nada. Todavía tengo muchos horizontes por conseguir.

¿Es mejor estar solo? –Es una bonita frase. Pero quiero decir que siempre estoy abierto a la posibilidad del amor.

¿Está enamorado? –De la vida.

¿Es feliz? –Sí. Lo que me propuse lo conseguí.

¿La creatividad para pintar va ligada al amor? –Más que enamorado, hay que sentirse feliz. Tener la complicidad del espíritu y la mente es lo que realmente da la creatividad. La musa algunas veces se va, pero hay que traerla a las buenas, porque así siempre viene.

¿Qué piensa de la suspensión de las corridas de toros en Bogotá? –El gran problema de las prohibiciones es que atentan contra la libertad. Estas polémicas tienen muchas demagogias de fondo porque los gobernantes solo buscan desviar las deficiencias de sus administraciones.

¿En su época existía este boom antitaurino? –No. La fiesta de los toros está desde el siglo IX. No sé porque quieren acabarla ahora.

Secciones

INICIO
SOCIEDAD
NOTICIAS
PAPARAZZI
HOROSCOPO
EDICIÓN IMPRESA

Buscador JetSet

BUSCAR:

Nuestras Publicaciones